Abbott

Abbott a promise for life
Formulario Buscador

Usted está en: Espondilitis Anquilosante > Tratamiento

TRATAMIENTO

La elección del tratamiento va a depender de las características de la enfermedad, las articulaciones afectadas e incluso la actividad del paciente.

El tratamiento inicial en la Espondilitis Anquilosante suelen ser los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) que disminuyen el dolor y la inflamación. En ocasiones producen úlceras y hemorragias gástricas.

También se utilizan corticosteroides, que igualmente alivian el dolor y la inflamación y pueden retrasar el daño de las articulaciones. Son muy útiles para tratar los brotes de la enfermedad, pero administrados de forma continua pueden producir efectos secundarios como fragilidad ósea, glaucoma o cataratas.

Afortunadamente también se dispone de otros medicamentos que además de combatir los síntomas, combaten la enfermedad. Son capaces, pues, de evitar que la enfermedad progrese, se llaman "fármacos antiinflamatorios modificadores de la enfermedad" (FAMEs). Se utilizan en monoterapia, en combinación con otros FAMEs e, incluso, con los fármacos biológicos.

Los FAME convencionales ayudan a prevenir el daño articular y mejoran a muchos pacientes a los que se les administran. Se utilizan en los casos más severos y cuando se afecta la columna y otras articulaciones.

Los FAME biológicos, entre ellos, los anti-TNF (bloqueantes del Factor de Necrosis Tumoral Alfa), han demostrado en los últimos años que son capaces no sólo de retrasar la enfermedad, también de evitar que progrese. Estos fármacos bloquean el exceso de TNF, lo que detiene el proceso inflamatorio que origina el daño de las vértebras y las articulaciones.

Antes de recibir cualquier medicamento biológico su médico ha de comprobar la ausencia de tuberculosis.

Según los especialistas, los tratamientos biológicos deben administrarse en la primera etapa de la enfermedad, cuando aún el daño radiológico es mínimo, o no ha comenzado, para evitar lesiones irreversibles.

En el tratamiento de la Espondilitis Anquilosante no se ha de olvidar la rehabilitación, la cual con sus ejercicios destinados a fortalecer la espalda y evitar la pérdida de movilidad, constituyen un pilar fundamental. Deportes como la natación, que permite la extensión de la espalda y la movilidad de hombros y caderas, son especialmente adecuados y recomendables.

ESPONDILITIS ANQUILOSANTE

Conoce que puedes hacer para mejorar tu día a día si tienes Espondilitis Anquilosante

más info.

ASOCIACIONES

Visita nuestra sección de Asociaciones y conoce tu asociación más cercana

más info.

ARTRITIS REUMATOIDE

Conoce las diferencias entre otras enfermedades reumáticas como la Espondilitis Anquilosante y la Artritis Reumatoide ¿Cuáles son sus síntomas? ¿A quien afecta?

más info.

MATERIALES

Escuela de Espondilitis: Manual de Ejercicio

Realizar ejercicio regularmente mejora la calidad de vida de los pacientes con Espondilitis Anquilosante

más info.


La información médica o de productos contenida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo o educativo, y no pretende sustituir las opiniones y recomendaciones de los profesionales sanitarios, que son los que deben tomar las decisiones relativas a la salud teniendo en cuenta las características únicas de cada paciente.